martes, 11 de abril de 2017

CONSUMO RESPONSABLE










La mayoría de las cosas en la vida que acaban permaneciendo, tienen una llegada lenta. Cuando tenemos la inquietud suficiente como para adentrarnos en conocer, descubrimos algo que nos hacía falta. En este caso hablo de conciencia social y económica, la personal ya se la dejo a cada uno.


Hace unos días, gracias a mi trabajo, tuve la oportunidad de hablar sobre el tema del "consumo responsable", y de ahí que pueda plantear algo en este post. Creo que el conocimiento y la información nos hacen libres, y la reflexión siempre es un buen mecanismo para hacernos cambiar a tiempo. Sería triste y nos perderíamos muchas cosas si pensáramos que pese a nuestras convicciones, nunca vamos a poder cambiar de parecer. Al menos, si conseguimos ser conscientes de lo que nuestra forma de consumir afecta en el mundo, ya empezaremos a cambiar en algo. En este sentido me viene una cita a la cabeza: "La población en general no sabe lo que está ocurriendo, y ni siquiera sabe que no lo sabe". Noam Chomsky


El concepto de "consumo responsable" viene a decirnos que las decisiones de consumo no sólo deberían basarse en valorar la calidad/precio de los productos y servicios que compramos, sino tener en cuenta también a la hora de elegirlos, si la elaboración de los mismos daña el medio ambiente o si por ejemplo, la empresa respeta los derechos de los trabajadores. 

Al mismo tiempo, pretende que seamos más conscientes de las necesidades reales y así empezar a evitar que las compras se hagan de una forma compulsiva. Recibimos demasiada publicidad a través de todos los medios y acaba generando una necesidad irreal. Somos la generación de las cosas, cuantas más cosas tengamos, más ropa, más zapatillas, el mejor móvil, el mejor coche… mejor se supone que nos sentimos. Pero esto implica también que los desechos producidos para atender nuestra demanda, se multipliquen.

Concienciar hacia un cambio de modelo a través del consumo responsable es uno de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenibles) recogidos en la Agenda 2030. En realidad supone el objetivo 12, hay hasta 17 recogidos en un acuerdo formado entre 193 países. Estos países se comprometen con la comunidad internacional a desarrollar planes de acción estatales y llegar así a las metas propuestas para el 2030.


No somos conscientes de que los recursos naturales son escasos y que no son inagotables, y no estamos pensando en si los niños del ahora y los que vendrán, podrán disfrutar de la vida tal y como la conocemos nosotros. A mí esta pregunta personalmente me angustia, yo no tengo hijos, pero si los tuviera y supiera que no verán sitios tan bonitos como una cala o una playa sin fin, porque según las previsiones, ciertas costas serán cubiertas por el mar; o que tendrán que jugar en el parque con una mascarilla como ya pasa en China por ejemplo, me sentiría culpable, me siento culpable.


Por mi parte, no entro en valorar qué es o no consumo responsable, lo que sí facilito son algunos datos de interés, un video educativo para niños que podemos ver perfectamente cualquier adulto y una recomendación, un documental llamando "Demain" y que podéis encontrar en Filmin, donde se puede ver cómo modificando nuestros hábitos de consumo, ya hay gente que está cambiando las cosas. Mi padre siempre me dice que quien persigue algo, lo acaba consiguiendo. Perdón por mi persistencia.


* El consumo responsable favorece la disminución de la huella ecológica. Este concepto se define como la cantidad de terreno que necesita cada individuo para obtener materias primas y depositar sus desperdicios. Para mantener el actual ritmo de vida harían falta casi dos planetas en menos de 50 años. En los ODS se pretende reducir en un 50% los desperdicios, solo con cambiar ciertos hábitos en el consumo, producción y distribución de alimentos, se conseguiría.


* Favorece el cambio en la producción de las empresas: Al consumir productos sostenibles también enviamos un mensaje a las empresas fabricantes de éstos, haciendo que cada vez sean más las que den más importancia al respeto por el medio ambiente en sus productos o a las condiciones de sus trabajares. Lo vemos actualmente en los supermercados, ¿cuántos de ellos incorporan ahora productos ecológicos? De hecho, varios distribuidores como son DIA, Mercadona, Lidl...están solicitando a sus proveedores que sustituyan el aceite de palma en sus productos. La demanda tiene más poder de lo que somos conscientes, por eso, aunque cada uno aportemos algo, todo es una suma.


* Favorece el ahorro energético. ¿Cuántos de nosotros nos preocupamos ahora de mejorar nuestra eficiencia energética? 


* Favorece a la economía de los pequeños comerciantes. ¿Cuánto hace que no vas a una frutería o a un mercado? ¿con cuantas/os te cruzas por la calle con tus mismas zapatillas?


Un consumo irresponsable conlleva una mayor cantidad de basura y de contaminantes que como ya estamos viendo están causando el llamado Cambio Climático. En abril estamos ya a 27 grados en Madrid, y en pocos meses, hemos sufrido varias restricciones por contaminación. En este sentido, en una entrevista a Christina Figueres exsecretaria ejecutiva de la ONU, hacía saber que ya hemos contaminado el aire dos tercios del máximo posible (a nivel mundial).


Perdonad por querer introducir este tipo de reflexiones, pero hay que perseguir aquello en lo que se cree y que te hace ser quien eres. A mí me cuesta ser consciente de cómo consumo, pero antes ni siquiera me paraba a pensar. Cada uno con lo que pueda, algo juntaremos. Lo fácil es siempre no hacer nada :)


Os adjunto el link del video: www.youtube.com/watch?v=_7XMZ-nxiJY

















 





















 






.








































 



















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y duda