miércoles, 8 de julio de 2015

Las deudas y sus reestructuraciones...



Teniendo en cuenta los últimos acontecimientos que estamos viviendo, en un país no muy lejano a España, he querido volver a escribir para así, a ver si consigo yo misma entender el por qué se está dejando asfixiar hasta límites extremos a un país. Ya lo dijo Kirchner “los muertos no pagan deudas”.

Como ya expliqué hace tiempo en otro post, la Deuda Pública es el endeudamiento que lleva a cabo un Estado cuando no consigue pagar con los ingresos que genera, todas sus obligaciones en los plazos requeridos. Por ejemplo, un país tiene que llevar a cabo ciertas obras públicas para desarrollar unas infraestructuras que mejoren la red de transportes en el país. Como no puede hacer frente a ese gasto de golpe, pide un préstamo, el cual deberá ir pagando con lo generado. El problema reside, en que no toda la Deuda Pública contraída por los Estados, ha ido destinada a inversiones, que son las que luego hacen que se generen recursos (ingresos) para poder hacer frente a lo prestado (más intereses).

Una de las mayores causas del crecimiento de la Deuda Pública está en la escasez de ingresos del Estado, y no porque el país sea pobre en recursos, sino porque es pobre de Estado, porque no hay una redistribución de la riqueza adecuada, y por ello el estado de bienestar sale siempre mal parado. De qué nos vale crecer, si al final sólo favorece a unos pocos.

Otra de las causas más importantes, es el hecho de que los Estados en la Eurozona no están protegidos frente a la especulación de los mercados financieros. Y esto ocurre como resultado de la manera en que se diseñó el euro, que tenía como objetivo favorecer a los intereses financieros de la Eurozona (en mi opinión predominantemente alemanes).

El BCE, a diferencia de otros bancos centrales como puede ser el de EEUU, lo que ha hecho es imprimir dinero para prestarlo a los bancos privados a un precio mínimo. Lo que hace la Banca Privada es conseguir ese dinero del BCE, y comprar deuda de los estados a cambio de tipos de interés altísimos, de hecho Grecia, ha estado retribuyendo su deuda hasta en un 13%.

Gracias a este “chollo” se vió un incremento brutal en la deuda pública de ciertos países hasta que empezaron los problemas a la hora de afrontar los pagos. Fue entonces, cuando para tranquilizar a los famosos mercados, el BCE se sumó a la compra de deuda soberana. No se podía permitir, que todas esas grandes entidades que tenían cantidades ingentes de deuda de otros países, perdieran ni un céntimo.


El panorama actual, volviendo a Grecia, nos hace ver que las medidas de austeridad que tuvieron que aceptar para recibir los famosos rescates que les ayudaron a pagar lo que ya debían (nada para fomentar el incremento de ingresos), llevaron a asumir medidas extremas de contención del gasto. Vinieron las subidas de impuestos, recortes en los servicios sociales básicos como sanidad y educación, despidos del funcionariado, etc. Si en una situación complicada, la solución que se les impone a las gentes de un país es ajustarse más el cinturón, el consumo caerá, las empresas ante la falta de demanda no producirán, se recaudarán menos ingresos por parte del Estado, así como un incremento en la tasa de paro.

Si el PIB se estanca, la deuda no se puede pagar, porque no se genera lo suficiente como para atender las necesidades básicas como son las pensiones, gastos sociales en educación, sanidad etc. Tampoco evidentemente, se podrá hacer frente a las deudas contraídas con acreedores.

Grecia por acatar estas reformas, ha perdido un 25% de su PIB en 5 años y se encuentra que sólo el paro juvenil es del 60%, ¿en serio no es viable una reestructuración?.

    ¿En qué consiste una reestructuración de la deuda?

Las reestructuraciones vienen cuando el que es titular de un préstamo no puede pagarlo, para evitar que este hecho no tenga vuelta atrás, los acreedores suelen optar por un cambio en las condiciones iniciales del préstamo. Las variables con las que se juega pueden ser el tipo de interés, el plazo de vencimiento, el repago del principal, o una quita de lo que se debe.

  ¿Por qué desde el FMI, BCE y CE no quieren que haya un reajuste en la deuda?

Aquí es cuando empieza a verse el gran peso que tienen los mercados en este tipo de decisiones. Auguran, que de entrada, vaticinan que se dispararía la prima de riesgo, también se cerrarán los mercados financieros y se dañaría la credibilidad del país ante los inversores a largo plazo. En definitiva, se da la imagen de país poco serio, ya que no dan seguridad de que vayan a responder a sus deudas.


Aunque es un tema extenso, juzguen por ustedes mismos , si es realizable que un país sin crecimiento, tenga que seguir aceptando medidas que no pueden asumir, para pagar una deuda de gobiernos pocos responsables, que no estaban sujetos a ningún control para asumirlas.


"Como dice Eric Toussaint, presidente del Comité para la Anulación de la Deuda, hay algo peor que no pagar la deuda: que los ajustes para pagarla tengan terribles consecuencias sociales."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y duda